El pasado lunes 29 de junio, más de un millón y medio de trabajadores de la Ciudad de México regresaron de forma paulatina a sus oficinas, luego de que el gobierno capitalino declarara el semáforo naranja en la entidad y, con ello, la reapertura de ciertas actividades.

A medida que los gobiernos comienzan a reabrir sus fronteras y se intenta reactivar la economía, las empresas y los trabajadores se encuentran ante el panorama de regresar a la oficina pronto.

La nueva normalidad implica que se deben garantizar y seguir una serie de prácticas que garanticen la seguridad de todos, sobre todo a la hora de regresar a la oficina.

Precisamente por lo anterior, la Organización Internacional del Trabajo publicó una herramienta de 10 pasos “que permitan un retorno al trabajo seguro y saludable y que actúen como una barrera frente a posibles nuevos brotes de contagio”.

¿Cómo regresar a la oficina aplicando protocolos de seguridad y salud?

Establecer un equipo para organizar el retorno al trabajo

Este comité debe conocer los principios básicos para la formulación e implementación de las medidas preventivas y de control para así poder elaborar y comunicar un plan de trabajo con los pasos a seguir para organizar el retorno seguro y saludable al trabajo de acuerdo con las medidas de las autoridades locales, nacionales e internacionales.

Decidir quién regresa al trabajo y cómo

Para regresar a la oficina de forma segura se deben evaluar los riesgos de reanudar las actividades e implementar medidas de prevención y control de contagios.

Lo más recomendable es que la reanudación de actividades sea en fases (empezando por un nivel mínimo de operaciones hasta llegar a un nivel normal). Identificar qué personal es indispensable para regresar a la oficina. Adoptar horarios de trabajo escalonados, así como alternar los días de trabajo de los empleados y procurar el home office para quien sea posible, priorizando a los grupos de mayor riesgo (mayores de 60 años, personas con condiciones de salud preexistentes y trabajadoras embarazadas o en período de lactancia, etcétera).

Adoptar medidas para el manejo de espacios

Se debe evitar la interacción física y asegurar el distanciamiento físico, ya sea instalando barreras, mamparas o separadores de espacios personales y señalando el aforo máximo de ciertos lugares.

Ventilar de forma natural y evitar aglomeraciones en los pasillos, cafeterías, áreas de descanso, elevadores y áreas de reuniones.

Adoptar medidas de limpieza e higiene personal 

Para regresar a la oficina se deben limpiar minuciosamente las áreas de trabajo y mantenerlas así. Evitar el uso compartido de artículos de oficina, cafeteras, impresoras, vajillas, etcétera. Implementar el tomarse la temperatura al inicio de labores y a la salida así como lavarse las manos con frecuencia, utilizar alcohol en gel, cubrebocas o caretas, evitar el uso de joyería y el saludo de beso o de mano, así como no tocarse los ojos, nariz y boca.

Promover entrenamiento para manejar el desempeño en un esquema de Home Office parcial. 

Para poder conservar la sana distancia de 1.5 mts., será necesario que algunas personas se mantengan en sus casas lo que implica elevar las habilidades de manejo de la productividad y el desempeño con equipos remotos. 

Eleva el desempeño de tu equipo en Home Office, incrementa la productividad

Para lograr objetivos y metas de negocio, el rol del gerencia y de recursos humanos evoluciona para también: 

Proveer equipos de protección personal y velar por su uso efectivo

Identificar el equipo de protección personal (EPP) apropiado para cada uno de los empleados, implementar y verificar su uso correcto dentro de las oficinas.

Vigilar la salud de las personas trabajadoras

Algo clave para regresar a la oficina es monitorear el estado de salud de las personas trabajadoras (de ser posible, tomar la temperatura corporal a su llegada con un termómetro infrarrojo) y desarrollar protocolos de actuación para los casos de sospecha de un posible contagio.

Considerar los factores de riesgo psicosocial y otros riesgos

Poner a la disposición de los empleados un servicio de asesoramiento psicológico, comunicar de forma clara las medidas para combatir el contagio y fomentar la salud a través de prácticas de descanso y relajamiento (para evitar el burnout).

Revisar y actualizar los planes de emergencia y evacuación

Desarrollar un plan de emergencia y evacuación del lugar de trabajo que contenga el inventario de los elementos de emergencia, las vías de evacuación y su señalización, los puntos de reunión y zonas de seguridad, las brigadas de emergencia y evacuación, así como los contactos de servicios de emergencias.

Dominar el arte de manejar equipos remotos 

Crear un programa de capacitación y desarrollo en el que los jefes comprendan las claves para mantener la motivación y el engagement en el trabajo remoto, además de dominar el manejo de la gente virtualmente, distribuir tareas para revisiones de avance semanales y aprender a dar feedback no presencial. 

¡Ponte en acción!

Ingrid Medina es consultora, in-house-mentor y entrenadora.

Después de 20 años de experiencia corporativa en multinacionales top, fundó y dirige Talent Fit  para solucionar los problemas del trabajo del cambiante mundo actual como el Home Office y la Flexibilidad laboral en entornos complejos con diferencias generacionales. 

Trabaja con recursos humanos, líderes de negocio y cualquiera que quiera impulsar su carrera, para ayudarlos tener cultura, talento y desempeño más competitivos.