En los últimos años, el coaching empresarial se ha convertido en una actividad clave para las grandes, medianas y pequeñas empresas.

Debido a los numerosos beneficios, el coaching empresarial ha ido ganando importancia en el terreno de las organizaciones.

Pero, aunque tal vez hayamos escuchado ese término en numerosas ocasiones, puede ser que su significado aún no nos quede claro.

¿Qué es el coaching empresarial?

La definición de coaching empresarial de acuerdo con la Asociación Mundial de Coaches de Negocios (Worldwide Association of Business Coaches) es “el proceso de entablar una conversación regular y estructurada con un «cliente»: una persona o equipo que pertenece a una empresa, organización, institución o gobierno con o sin ánimo de lucro y que recibe el coaching empresarial”.

Es decir, el coaching empresarial son los resultados que se experimentan a través de la dinámica entre el coach y el cliente y cómo estos resultados impactan el desempeño a nivel individual, de equipos y organizacional.

El coaching empresarial se centra en desarrollar líderes y elevar el performance de sus equipos de forma eficaz, sostenible y medible.

El coaching empresarial busca, ante todo, abrir un diálogo con los participantes para así propiciar un intercambio enfocado en descubrir las principales habilidades, competencias y conocimientos de los empleados para que estos puedan explotarse, potenciarse y desarrollarse, generando engagement, liderazgo y motivación en toda la organización.

Clase de coaching empresarial

¿Por qué necesitas el coaching empresarial?

El coaching empresarial se ha vuelto muy popular en los últimos años debido a que las organizaciones han caído en cuenta que es de suma importancia sacar a relucir los mejores talentos de sus trabajadores.

Es aquí en donde entra el papel del coaching empresarial, el cual tiene muchos beneficios tanto para los trabajadores como para las organizaciones que lo implementan. 

El coaching empresarial es una herramienta muy poderosa para el desarrollo profesional de las personas, ya que:

Propósito 

Se enfoca en superar los obstáculos para el logro de objetivos, entrega herramientas para alinear al equipo hacia un propósito común

Autonomía

Empodera a los empleados para que todos sean líderes, no solo los directivos y ejecutivos. Ayuda a elevar la autonomía y la proactividad de los equipos.

Motivación

Reduce la resistencia al cambio que es normal en los momentos que vivimos para tener empleados con alta motivación, que se traduce en enfocarse en las metas por encima de los obstáculos.

Desarrollo

Acelera el potencial de los empleados a todos los niveles ya que ayuda a superar obstáculos para el crecimiento personal y profesional.  

Balance

Ayuda a todos los trabajadores a manejar de mejor forma el estrés que se desprende de tratar de equilibrar el trabajo y la vida personal cuando se encuentran en un entorno laboral muy competitivo y desafiante.

Diversidad

Aporta perspectivas para que los equipos lleguen mejor y más rápido a nuevas conclusiones con variedad y diversidad de opiniones.

Innovación

Provee herramientas, técnicas y consejos para aprovechar las oportunidades de negocios del sector.

Sé un mentor y no un jefe.

Ser un mentor es aprender a enseñar rápidamente a otros mientras trabajan.

Las empresas no son mejores que su gente

En conclusión, el coaching empresarial ayuda en gran medida a aquellas organizaciones que quieren darle un mayor enfoque, alineación y desarrollo a su talento humano, el negocio no crece solo, primero crece la gente, después crece el negocio. 

Los resultados del coaching empresarial se pueden reflejar en la mejora del desempeño de sus trabajadores, incremento de su motivación, productividad y un mejor clima laboral que se traduce en una cultura única que permite lograr y exceder los objetivos  en tu empresa.

Bien dicen que un gran lugar para trabajar no es aquel que tiene super buenas oficinas, una marca bonita, un comedor decente y te pagan el gimnasio, sino uno en el que se exceden los resultados consistentemente. ¿Tú que opinas?

¡Ponte en acción! 

Ingrid Medina es consultora, in-house-mentor y entrenadora.

Después de 20 años de experiencia corporativa en multinacionales top, fundó y dirige Talent Fit  para solucionar los problemas del trabajo del cambiante mundo actual.

Trabaja con recursos humanos, líderes de negocio y cualquiera que quiera impulsar su carrera.

Con un enfoque de mentoring, agilidad, adaptación y flexibilidad busca traducir la incertidumbre actual en acciones y herramientas que transformen nuestros equipos y empresas.