Como ya lo habíamos comentado anteriormente, existen muchos tipos de coaching. Aquí te vamos a explicar todo lo que necesitas saber sobre el coaching organizacional, también conocido como coaching de negocios o coaching gerencial.

Definición de coaching organizacional

Un documento de la Universidad del Salvador, en Argentina, define el coaching organizacional como “un proceso de aprendizaje continuo, de acompañamiento a personas o equipos con el propósito de optimizar las propias habilidades y recursos de los individuos para alcanzar sus objetivos planteados”.

Las áreas base del coaching organizacional son:

Los objetivos

Le permiten al coach saber qué es lo que el cliente desea y cómo conseguirlo.

Los valores

El coach puede conocer qué es lo importante para ese cliente a fin de celebrar el logro de sus objetivos desde esos mismos valores.

Las creencias

El coach invitará a su cliente a que desafíe sus creencias a fin de desarmar aquellos que lo están limitando.

Para poder alcanzar los objetivos fijados entre coach y cliente, los dos deben trabajar juntos, ayudándose mutuamente a resolver lo que está impidiendo avanzar.

Ejemplo de coaching empresarial

Tipos de coaching organizacional

El coaching organizacional se divide, a grandes rasgos, en dos tipos de coaching.

Coaching empresarial

De acuerdo con un paper de la Universidad de Valladolid, el coaching empresarial “se dirige a organizaciones o empresas en general y no solo a los ejecutivos. Incluye temas como el empoderamiento, la gestión del tiempo, favorecer las relaciones entre los trabajadores, la productividad, la satisfacción de los clientes, el trabajo en equipo, etc.”

Este tipo de coaching se lleva a cabo dentro de una empresa, ya sea por parte de un coach interno o una persona cualificada de Recursos Humanos.

Coaching ejecutivo

El mismo paper define este tipo de coaching como “un proceso de desarrollo de liderazgo experiencial e individual que construye una capacidad de líder para alcanzar las metas organizacionales”.

El coaching ejecutivo se lleva a cabo como una interacción entre el coachy el coachee, trabajando mano a mano para lograr los resultados máximos.

Sé un mentor y no un jefe.

Ser un mentor es aprender a enseñar rápidamente a otros mientras trabajan.

En qué te puede servir el coaching organizacional: sus beneficios

  • Desarrolla las habilidades de los empleados, ya que infunde confianza y motivación, además de enseñar técnicas, actitudes y comportamientos
  • Diagnostica problemas relacionados con desempeño de funciones y tareas. Al identificar estos obstáculos, se pueden proponer soluciones
  • Ayuda a corregir comportamientos poco satisfactorios de los trabajadores y mejorar su actitud
  • Promueve la creación de relaciones laborales productivas en donde hay más colaboración y compañerismo
  • Incrementa el rendimiento, ya que se centra en la efectividad del empleado en su puesto actual, pero también abre una visión hacia el futuro, preparándolos para los cambios a corto y mediano plazo
  • Busca encontrar una conciliación entre la vida profesional y la personal

¡Ponte en acción! 

Ingrid Medina es consultora, in-house-mentor y entrenadora.

Después de 20 años de experiencia corporativa en multinacionales top, fundó y dirige Talent Fit  para solucionar los problemas del trabajo del cambiante mundo actual.