Lo hemos dicho una y otra vez: el mundo está cambiando y, con él, el mundo empresarial.

La forma en la que se compone la fuerza laboral también ha experimentado un profundo cambio. Desde el 2014, los millennials representan ya casi la mitad de los empleados a nivel global. En algunas empresas, los de la generación del milenio ya son mayoría. Es aquí en donde el mentoring se convierte en una herramienta de desarrollo fundamental en tu empresa.

De acuerdo con una encuesta de la revista Harvard Business Review a más de 2,200 profesionales de distintos giros e industrias, los millennials quieren un flujo constante de feedback y tienen prisa por el éxito y por el crecimiento, lo que reduce sus expectativas de mantenerse en la empresa.

Esto se convierte en una preocupación en las organizaciones que se preguntan quién será el mentor de esta generación en ascenso ante el cambio constante.

¿Y por qué un mentor?

 En su bestseller “Managers as Mentors”, el autor Chip R. Bell explica que el mentoring es, en su nivel más básico, el acto de ayudar a otro a aprender. Sin embargo, la relación entre ayudante y ayudado (mentor y mentoree o mentee) cambia significativamente cuando se lleva a cabo más como una asociación de aprendizaje en vez de la enseñanza tradicional en donde el maestro le enseña al aprendiz.

Tal como lo afirma Martha Alles en su obra “Construyendo talento. Programas de desarrollo para el crecimiento de las personas y la continuidad de las organizaciones”, “la palabra mentor procede de La Odisea, escrita por el poeta griego Homero. Cuando Ulises se prepara para ir a la guerra de Troya designa a un leal amigo de la familia llamado Mentor para que sea el tutor de su hijo Telémaco. Mentor es a su vez sabio y sensible, dos características importantes para alguien que asume ese rol (mentor)”.

En pocas palabras, un mentor es un consejero que guía a alguien con menor experiencia en cierta área. Es un maestro que aconseja a otros en el mundo laboral e incluso a veces hasta en el plano personal, es muy valorado por los millennials porque les deja autonomía y libertad que los jefes no les dan a veces.  

Es necesario un mentor porque en las empresas tenemos que responder a las expectativas de las nuevas generaciones en relación al crecimiento y para esto tendremos que acelerar su aprendizaje bien sea técnico, del maneja de la gente y del escalamiento de los negocios.

El cambio, ideal para desarrollar prácticas para el desarrollo de las personas

El panorama actual de las empresas está marcado por el acelerado ritmo que trajo consigo la globalización, los cambios constantes, las transformaciones recurrentes y una economía desafiante, ante situaciones complejas, no proceden respuestas simples.

Bajo el concepto de mentoring se pueden llevar a cabo diversos acciones organizacionales de desarrollo de manera estructurada que incrementan el engagement de los empleados, mejoren las relaciones entre jefes y empleados, creando un ambiente de trabajo que fomenta el cambio.

Esto habilitará el crecimiento de los empleados, no solo los gerentes y directivos. Una organización sostenible se construye cuando se respetan y valoran cada uno de sus colaboradores, aquí el mentoring es indispensable, ya que crea conciencia, (es decir sutonocimiento) y transfiere conocimiento (tanto técnico como de liderazgo).

Mentoring para acelerar el crecimiento.

El pensamiento de los millennials vs. el pensamiento de otros
 
¿Cómo hacer que las cosas funcionen en el trabajo?

El futuro del mentoring

El mentoring del siglo XXI debe estar consciente de que vivimos en un mundo donde todo está cambiando.

Las empresas ya no ofrecen trabajos para toda la vida pues los trabajadores han modificado sus expectativas: los millennials están constantemente evolucionando, la tecnología e innovación son parte vital de sus vidas diarias y se enfocan en empleos que no solo les den ganancias monetarias, sino que se alineen con sus objetivos, metas y principios personales.

Es por eso por lo que, en los últimos años, el mentoring ha trascendido como una herramienta sumamente necesaria en los lugares de trabajo: los empleados senior con más experiencia (los cuales son cada vez menos) sirven como mentores para toda una generación ansiosa por aprender y comerse el mundo, pero también los millennials sirven como mentores para una generación senior que debe adaptarse al cambio y acelerar su conocimiento de la tecnología.

De esta forma, el mentoring ofrece una forma de entrenamiento continuo en estos tiempos de cambio.

¡Ponte en acción!

Ingrid Medina es consultora, in-house-mentor y entrenadora.

Después de 20 años de experiencia corporativa en multinacionales top, fundó y dirige Talent Fit  para solucionar los problemas del trabajo del cambiante mundo actual.

Trabaja con recursos humanos, líderes de negocio y cualquiera que quiera impulsar su carrera, para ayudarlos tener cultura, talento y desempeño más competitivos.