Los trabajadores freelance en México aumentaron 12% en abril de este año, de acuerdo con datos de la plataforma Workana.

La pandemia del coronavirus ha provocado que, a nivel global, vivamos tiempos de incertidumbre tanto en temas de salud como de empleo.

El virus SARS-CoV2 (COVID-19) obligó a la mayoría de las empresas a enviar a sus casas y realizar home office, mientras que otras han tenido que reducir salarios y, desafortunadamente, algunas se han visto en la necesidad de cerrar o despedir a sus empleados.

El desempleo alcanzó a los mexicanos

La primera Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) del INEGI reveló que 12 millones de personas dejaron de trabajar o de buscar empleo por efectos de la pandemia durante el pasado mes de abril.

De estos 12 millones de trabajadores que dejaron de laborar o de percibir ingresos en abril, casi 11 millones corresponden a empleados de micro, pequeñas y medianas empresas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) aseguró que “el mundo del trabajo se ve profundamente afectado por la pandemia mundial del virus. Además de ser una amenaza para la salud pública, las perturbaciones a nivel económico y social ponen en peligro los medios de vida a largo plazo y el bienestar de millones de personas”.

Ser freelance para subsistir tiempos complicados

Muchas de estas personas que se encontraron desempleados o que vieron disminuidos sus ingresos se vieron orilladas a buscar nuevas alternativas de trabajo.

De acuerdo con las cifras de Workana, los freelancers crecieron 42% en América Latina y aducen que este incremento se debió a que “el distanciamiento social obligó a varios profesionistas a utilizar este modo de trabajo, sobre todo a quienes su labor requiere de presencia física, como médicos, psicólogos, entrenadores físicos, profesores de gimnasia, entre otros.

Ser freelance es una opción muy atractiva para la generación millennial y los Generación Z. De acuerdo con un artículo de Website Planet, el 53% de los trabajadores de la Gen Z actualmente trabajan de forma independientemente, más que cualquier otra generación.

Por su parte, los millennials valoran las ventajas de tener un trabajo remoto más que tener un trabajo de tiempo completo por la flexibilidad que esto les permite tener y la posibilidad de dedicarse a varios proyectos a la vez, además de diversificar su fuente de ingresos.

Dale un impulso a tu profesión

Toma un coaching de carrera.

¿Cómo es el freelancer más cotizado debido a la pandemia?

Anteriormente, ya habíamos hablado de cómo la incertidumbre del coronavirus puede resultar en efectos positivos y que la crisis de esta pandemia está redefiniendo los empleos.

El hecho de que muchas personas hayan optado por convertirse en freelance en medio de los desafíos actuales es un ejemplo perfecto de la fusión de los dos acontecimientos previamente mencionados.

Los tiempos difíciles han provocado que los freelancers despunten, sobre todo aquellos que trabajan en “las áreas legales, financieras y académicas”, según un artículo de Forbes.

Website Planet asegura que los freelancers que más horas de trabajo a la semana tienen son quienes se dedican a:

  • Gestión y relaciones humanas (39 horas)
  • Ingeniería y fabricación (38.2 horas)
  • Atención al cliente y puestos administrativos (también 38.2 horas)
  • Programación y TI (37.4 horas)
  • Comercialización y ventas (37 horas)
  • Multimedia y diseño (36.5 horas)
  • Traductores y escritores (34 horas)
  • Posiciones legales (33.6 horas)

Por último, este sitio destaca que la mayoría de quienes trabajan de forma freelance son jóvenes de entre 18 a 34 años y, a nivel mundial, el 77% de estos trabajadores son hombres.

¡Ponte en acción!

Ingrid Medina es consultora, in-house-mentor y entrenadora.

Después de 20 años de experiencia corporativa en multinacionales top, fundó y dirige Talent Fit  para solucionar los problemas del trabajo del cambiante mundo actual.

Trabaja con recursos humanos, líderes de negocio y cualquiera que quiera impulsar su carrera, para ayudarlos tener cultura, talento y desempeño más competitivos.