El brote de coronavirus tomó a muchos por sorpresa. Muchas fábricas han parado su producción y el pánico generalizado en la población ha colapsado los mercados financieros de todo el mundo, generando una crisis sin precedentes.

Seguramente tu empresa ha cerrado sus instalaciones físicas y te encuentres trabajando de forma remota, haciendo home office.

A nivel global, casi todas las empresas, desde las multinacionales hasta las grandes, medianas y pequeñas se están esforzando por mantener a flote a sus organizaciones y algunas por no irse a la quiebra.

En este ambiente de frustración, incertidumbre y ansiedad colectiva, es muy probable que tú también te estés preguntando cómo lograr que tu trabajo sobreviva el coronavirus. Aquí te lo decimos.

Mantente ocupado y conectado con tus colegas

La pandemia continua. Hasta el momento, aproximadamente 175 países han informado casos de coronavirus y la situación seguirá evolucionando en los próximos días y semanas.

Ante el aislamiento, es normal que te sientas desconectado, desanimado e irrelevante, pero debes desechar los pensamientos negativos y enfocarte en tus responsabilidades laborales.

Si nunca has hecho home office, es importante que establezcas una rutina con horarios definidos, aprendas a administrar tu tiempo colocando todas tus actividades en el calendario (incluyendo la hora de comer, los breaks y las llamadas personales) y aprovechar este momento para adelantar tus objetivos del año 2020.

Llama a tus clientes, internos y externos, solo para saludar para explicar que tu empresa sigue activa, sé empático con tu cliente, no pidas respuesta sobre las cotizaciones que enviaste porque no las tendrán, simplemente muestra un interés genuino en las personas. 

Empéñate en hacer todas tus tareas de forma meticulosa, en cumplir con tus deadlines y no dejar nada para después. Comunícate regularmente con tu equipo y con tu superior. Tendrás muchas juntas en Zoom u otra herramienta de comunicación virtual, atiéndelas todas, muestra interesado y propositivo. 

Aprovecha cuando las cosas estén tranquilas para crear y ejecutar aquellos objetivos y tareas que, por falta de tiempo, no se han llevado a cabo.

Pule tus habilidades y conocimientos

Es el momento de inspirarte y añadir algo más a tu CV.

Piensa en lo que siempre has querido estudiar, consulta los programas de capacitación en línea que ofrece tu empresa o «échate un clavado» virtual en las muchas universidades e instituciones de prestigio que, debido al coronavirus, han habilitado cientos de cursos, diplomados y programas gratuitos para que continúes aprendiendo desde la comodidad de tu hogar.

Dale un impulso a tu carrera

Toma una asesoría en búsqueda de empleo.

Piensa a mediano y largo plazo

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo volveremos a la “normalidad” o incluso si todo volverá a funcionar como hasta hace poco lo conocíamos.

Revisa tu presupuesto de gastos y sé sensible con la situación y con tu empresa, reduce o elimina los gastos no indispensables, y practica «ser tu propio gerente de marketing», usa las redes sociales para hablar de tu marca, de tu empresa y de tu área, muestra cómo están siendo responsables ante la situación y con los clientes. 

Haz un análisis rápido de la situación de tu puesto y de tu área, evalúa las fortalezas que tienes vs las oportunidades que está presentando el mercado en términos de logística, salud, tecnología y otros. Ya sabes en todas las crisis hay ganadores y perdedores. Evalúa cómo subirte a la ola de la oportunidad en tu industria. 

Ya estás ocupándote del presente, pero también hay que mirar al futuro y plantearte posibles escenarios para dentro de 6 meses o un año.

Utiliza este tiempo para hacerte preguntas de supervivencia como “¿cómo será el mercado en el que trabajo?, ¿cuál será el impacto del coronavirus en los clientes y proveedores? enfrenta la pregunta difícil: ¿mi puesto seguirá siendo necesario?, «¿cómo puedo reinventar mi área de trabajo y hasta a mí mismo?” y actúa de acuerdo con estas respuestas.

¡Ponte en acción!

Ingrid Medina es consultora, in-house-mentor y entrenadora.

Después de 20 años de experiencia corporativa en multinacionales top, fundó y dirige Talent Fit  para solucionar los problemas del trabajo del cambiante mundo actual.

Trabaja con recursos humanos, líderes de negocio y cualquiera que quiera impulsar su carrera, para ayudarlos tener cultura, talento y desempeño más competitivos.